19 abr. 2007

CARACOLES CHICOS Y GORDOS

Como estamos en tiempo de caracoles, mi marido y yo los hacemos porque les gustan a la familia y amigos y siempre bastante cantidad, sobre todo cuando esperamos visita.

Lo primero es lavar muy bien los caracoles, en su red, hasta que salga el agua limpia.
Después se sacan de la red y se
ponen en una olla alta, tapada con una tapadera de agujeritos y un peso encima y se purgan con harina.

Luego hay que lavarlos varias veces hasta que no suelten babas y se les puede añadir una poca de sal gorda en el último aclarado, pero no mucha que los quema.
Cuando ya están bien lavados, se pone en una cacerola con agua que los cubra a fuego muy lento para que se vayan gaiteando.



Cuando ya lo estén, se sube el fuego y se les pone bastantes ramas de hierbabuena, sal y algunas cornetillas (cayena), espumando bien.


Hasta aquí, las dos recetas se hacen igual.


PARA LOS CARACOLES CHICOS ( Y para cabrillas chicas):

Se les echa comino molido y especia para caracoles (opcional: 1 pastilla de caldo de pollo) y se dejan hervir hasta que estén tiernos,

Se retira la hierbabuena y ya están listos para comer.

Caracoles chicos


Cabrillas chicas


PARA LOS CARACOLES GORDOS (y cabrillas gordas)

Se prepara una salsa con un sofrito de cebolla, ajo, tomate y un poco de pimiento rojo o verde, da igual y especias de caracoles (un bote con un compuesto preparado).

Hay quien lo hace con cebollla, ajo y laurel. Yo también los he puesto alguna vez así, pero nos gustan mas con el sofrito.

Si no se tienen especias de caracoles se prepara con cilantro, pimienta de cayena, pimienta negra, nuez moscada y comino, todo en la misma proporción, menos el comino que va el doble.
Se machaca todo muy bien en el mortero o se muele con caldo de los caracoles.

Al sofrito se le añade harina tostada y caldo de los caracoles y se hace una salsa espesita, que no tenga grumos y luego se va ligando con más caldo.




A la olla de los caracoles se le quita el caldo sobrante (se reserva) .


Se le pone la salsa que hemos hecho, y, si hiciera falta, se le va agregando el caldo reservado hasta que la salsa esté a nuestro gusto.

Están mejor con algunas horas de reposo. También están buenos de un dia para otro, pero no dejar más.


Esta foto es de cabrillas grandes en salsa


Y esta otra es de unos caracoles gordos, que guisamos de la misma manera que lo explicado, pero les añadimos en el sofrito, además, trocitos de jamón serrano y de pimiento rojo


Yo los acompaño con patatas fritas y están buenísimos.

2 comentarios:

  1. María Lopez3/5/07 9:47

    VAYA CARACOLES MÁS RICOS.
    LOS DOS ME GUSTAN MUCHO.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/5/08 23:05

    Hola Chary:
    Nunca he hecho caracoles. Mi padre los hacía buenísimos pero no llegué a pedirle la receta.
    Con tu permiso te la copio y a ver si me animo...cuando haya caracoles por aquí.
    Chelo.
    (No me deja de otra manera poner el comentario así que saldrá anónimo)

    ResponderEliminar

Agradezco tu visita y tu comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

ENTRADAS DEL BLOG AL AZAR

Leyendo....